martes, 29 de noviembre de 2011

Inquieta y áspera

Soy inquieta y áspera y desesperanzada. Aunque amor dentro de mí yo tenga. Sólo que no sé usar amor. A veces me araña como si fueran agujas. Si tanto amor de mí recibí y sin embargo continúo inquiea es por que necesito que Dios venga. Que venga antes de que sea demasiado tarde. Corro peligro como toda persona que vive. Y lo único que me espera es exactamente lo inesperado.
Agua Viva pag. 75 Clarice Lispector

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada